NumeroUnoOnline.com

Siguenos en: facebook twitter

Usted esta aqui: Columnas > DAVID FIGUEROA

Problema magisterial en México: una bomba de tiempo

E-mail Imprimir PDF
La falta de acuerdos entre maestros, gobierno, alumnos y padres de familia es una bomba de tiempo para el país, pues no se vislumbra pronto el encuentro de un mismo camino en los intereses de unos y de otros.

Viene a colación el tema porque la Secretaría de Educación Pública dio a conocer que realizó el pago de la primera quincena a más de 918 mil maestros de todo el país a través del Fondo de Aportaciones de la Nómina Educativa y Gasto Operativo, tal y como anunciara el año pasado que tomaría el control de la nómina y plazas en los estados.

“A partir de 2015 quien no dé clases no cobra”, sentenció tajante el Secretario de Educación Emilio Chuayffet en septiembre de 2014, como medida no negociable dentro de la Reforma Educativa.  

Sin embargo la SEP no ha especificado hasta el momento qué sucedió con 115 mil pagos ‘fantasmas”, si ya fueron eliminados o se continúan haciendo.

Recordemos que la Secretaría de Educación realizó el año pasado un censo en el sector educativo federal y estatal, encontrando que casi 115 mil trabajadores fallecidos, jubilados o pensionados cobran como activos. Es decir: son plazas que alguien cobra o cobraba sin trabajar.

La Organización Mexicanos Primero asegura que son 300 mil personas fantasmas que cobran casi 35 mil millones de pesos del presupuesto educativo cada año en el país.

En Sonora mil 233 maestros están o estaban en 2014 comisionados al sindicato con goce de sueldo, situación que según la Reforma Educativa ya no es posible; 223 maestros en Sonora cobran pero nadie los conoce y no fueron localizados; y más de mil cobran doble plaza pero sólo trabajan en una. Datos arrojados por el Censo de INEGI.

A partir de este mes tampoco se paga ya a los maestros o maestras comisionados en funciones sindicales, administrativas o cargos públicos, pues el maestro deberá ganarse el salario en las aulas; se supone que más de 30 mil plazas a nivel nacional estaban en proceso de regularización y tenían hasta el 31 de diciembre para regresar a las aulas o solicitar licencia sin goce de sueldo.

En entidades como Guerrero, Oaxaca y el mismo Distrito Federal, sindicatos magisteriales han rechazado estos cambios negándose a dar clases y generando severas crisis tomando centros educativos, con plantones y protestas en las que incluso se han presentado actos vandálicos. Los maestros exigen que el control de nómina y plazas regrese a los Estados, entre otras peticiones.

Sólo como anotación, pues merece análisis aparte, en Sonora está pendiente la armonización de la ley local a la ley federal en materia educativa, por la que el Gobierno Federal interpuso un recurso de Controversia Constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación y supuestamente se contaba hasta el 31 de diciembre de 2014 para cumplir este mandato.

El gremio magisterial ha asumido un papel preponderante en México, cuenta con un partido político propio y su fuerza sindical es utilizada en algunos casos para intereses ajenos a la educación, entre ellos políticos y económicos.

Es de vital importancia hacer valer el Estado de Derecho respetando la diversidad de ideas, escuchando con voluntad y sobre todo, pensando en millones de niños, niñas y jóvenes que sufren las consecuencias y que a México le costará caro el día de mañana.

La educación es el pilar del desarrollo de la sociedad, nadie debemos olvidar eso. Urge que tanto el Gobierno Federal como Estatal, incluyendo el Congreso, repasen su lista de ‘pendientes’ para que lo urgente no le gane a lo verdaderamente importante, especialmente en medio de un año electoral bastante complicado en nuestro estado.

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y  en redes sociales:  Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.
Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.


Diálogo.- Ganar para perder

E-mail Imprimir PDF

De inicio nos hacemos una pregunta simple y honesta ¿Cuál es el sentido de una coalición o qué factores motivan una coalición hoy entre partidos políticos?

En México hemos visto el sistema de alianzas a partir del 2000, unas que han sido congruentes y otras que no lo han sido. Ahí está el caso de la alianza PAN-Verde Ecologista, donde no hay un choque ideológico contrastante y la visión por el respeto a la vida, a la naturaleza y el ser humano fueron factor de construcción positiva para la sociedad.

Otros donde el resultado ha sido totalmente negativo, donde se gana para perder; por ejemplo el caso Sinaloa donde tanto el PRD como el PAN se van en alianza apoyando a un ex priista con resultados adversos a la construcción y desarrollo del estado.

Un partido como Acción Nacional con fuerza y solidez para ganar por sí mismo terminó por desconocer al gobernador pulverizándose; perdió el partido y perdió el gobierno; pero lo más preocupante es que la sociedad perdió dando paso a un híbrido en una mezcla de todo y de nada a la vez.

En el caso particular de Sonora, que es el único estado en la república que recientemente ganó el PAN por sí mismo sin coaligarse, hoy da un paso de riesgo al ir en coalición total con el PRD por los siguientes factores:

1. Existe una contradicción ideológica total

2. El PRD está sumido en su peor crisis como partido político en México (Caso Ayotzinapa)

3. Los últimos sondeos indican que el PRD no tiene más del 3% en preferencia electoral en Sonora

4. Ni los votos, ni las simpatías se transfieren en automático, se está minimizando la inteligencia del ciudadano sonorense

5. Pero lo más lamentable es que poco se piensa en el ciudadano y sólo se limitan a pensar en una coyuntura y rentabilidad electoral sin tener un planteamiento congruente para gobernar.

En papel se podrán poner de acuerdo, pero ¿qué va a pasar cuando intenten llevarlo a la práctica? Lo único que pueden compartir es la conveniencia.

Las alianzas y coaliciones entre fuerzas ideológicas opuestas han sido una opción de triunfo, pero triunfos cortoplacistas con los que al final del día, se gana para perder.

En el diálogo y los acuerdos esta la fortaleza del estado de Sonora, en su diversidad y no en una mezcla de intereses electorales.

México se encuentra en medio de una crisis social y política, la credibilidad y confianza del ciudadano en los políticos y sus gobiernos es cada día menor.

Para el ciudadano hoy no hay diferencia entre un partido político y otro, no hay diferenciación de propuesta ni en la idea ni en la acción.

Es eso lo que debiera ponernos a pensar, pues no es una cuestión de colores y siglas partidistas, es un compromiso de responsabilidad con los sonorenses y los ciudadanos en general que hoy no le creen a nadie y con justa razón.

Congruencia y credibilidad son las palabras con las que tanto el político como el ciudadano deben reencontrarse en estos momentos para impulsar con eficiencia un camino de prosperidad, dinamismo y crecimiento.

En el caso de Acción Nacional Sonora, de lo que está urgido es de reencontrarse consigo mismo, con sus militantes, sus principios y valores; para construir así una congruente y sólida alianza con la sociedad civil.

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico  davidfigueroao@me.com; y  en redes sociales:  Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

Diálogo.- El enojo debe encontrar un camino en México

E-mail Imprimir PDF

Los recientes acontecimientos en Guerrero es sólo la gota que derramó el vaso, la descomposición social tiene historia en México y lo que nos deja a todos los mexicanos es la toma de conciencia plena del país en que nos hemos convertido y la brecha mayor de desigualdad como resultado de esta fractura.

De entrada hablar de descomposición social es tocar una descomposición innegable del Estado Mexicano, es decir, de los partidos políticos, de sus instituciones, de las figuras públicas, sus gobiernos y autoridades, de todo el tejido que da orden y sentido a un país en sí.

Lo que hoy tenemos es un orden social disfuncional. Hay efectivamente un orden, un sistema político y de gobierno, un sistema de justicia pero que han sido rebasados por la sociedad y la inercia del nuevo siglo, las nuevas formas de comunicación, redes sociales; aunado a la corrupción e impunidad.

En México la democracia ya no alcanza. Es urgente ir al fondo de esta descomposición para establecer un verdadero Estado de Derecho, que se aplique por encima del cálculo político y agendas personales; un orden social con acción efectiva y organizada de la sociedad para su propia evolución.

Eventos o tragedias tan lamentables como las de Ayotzinapa son las que han marcado la historia de nuestro país: la matanza de Tlatelolco en 1968; la crisis económica de 1982; el terremoto de1985; el fraude electoral de 1988; el homicidio de Juan José Posadas Ocampo en 1993; el levantamiento del EZLN y el asesinato de Luis Donaldo Colosio en 1994. El coraje prevalecía pero prevaleció el miedo.

Hoy nuevamente vemos a un país lastimado por el dolor, la frustración y la desesperanza; y lo que se avecina, desde nuestro punto de vista, es un período de cambios en México.

Por eso es fundamental ir al origen para que estos cambios no sean sólo de forma, sino de fondo al sistema; ir a buscar respuestas fundamentales como por ejemplo ¿qué estamos haciendo como país para generar individuos capaces de secuestrar, matar?; ¿en qué entorno se crearon, quiénes son sus padres, qué aprendieron de sus maestros?¿Qué querían ser de grandes?

Durante décadas la sociedad mexicana ha pasado y, entre comillas, superado tragedias, abusos de autoridad, fraudes electorales, desigualdad cada vez más marcada, corrupción, falta de atención a sus demandas, etcétera. Hay pues un coraje y una insatisfacción que pareciera crónica degenerativa en México.

Ejemplo de ello son las redes sociales donde ha emergido un  discurso de odio, radical, anti-sistémico, y poco tolerante a las ideas de los demás en una parte de la población, y si esta es la cultura de debate, hay un enorme riesgo de que la violencia revierta los avances sociales que hoy tenemos.

Es escalofriante tener hoy conciencia que entre nosotros pueden caminar personas capaces de matar a otras sin el menor pudor. Saber que tenemos policías que sirven con dos cachuchas, con la oficial a la sociedad, y con otra al crimen organizado; lo mismo gobiernos e instituciones penetradas por el crimen.

Por eso insistimos: hay que ir al origen.  En los barrios, en los callejones de México, en nuestra familia es donde encontraremos respuestas que guíen nuestros pasos mañana de nuestro país.

Los grandes cambios se fecundan desde abajo, en los ciudadanos. Así ha sido siempre, por ello para la época de cambios que viene no basta con inconformarnos y ser críticos, sino que nos obliga a dejar de ser permisivos a conveniencia ideológica, por miedo o comodidad.

El enojo de los mexicanos debe encontrar un camino para actuar y cambiar de fondo el sistema.

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico  davidfigueroa@me.com; y  en redes sociales:  Twitter @DavidFigueroao /Fb David Figueroa O.

Página 2 de 15