02202019Mié
Last updateMar, 19 Feb 2019 11am

A 80 años del INAH, en el noroeste del país se sigue investigando, conservando y difundiendo el patrimonio cultural

MisióndeCaborca INAH** El Instituto Nacional de Antropología e Historia en Sonora continuará las líneas de conservación de nuestro patrimonio, memoria e identidad del pueblo de México.

*** En los 72 municipios de Sonora existe un vasto patrimonio con más de 30 mil bienes arqueológicos, 2 mil monumentos históricos y numerosos bienes muebles.

Hermosillo, Sonora, 14 de febrero de 2019.- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) es una dependencia del gobierno federal de los Estados Unidos Mexicanos, creada en 1939 por mandato del presidente Lázaro Cárdenas del Río, con el propósito de convertirse en la institución dedicada a la preservación, protección y difusión del patrimonio arqueológico, antropológico e histórico de la nación.

Desde su creación ha jugado un papel clave en la preservación de la herencia cultural de México y el mundo. Hoy en día, adscrita a la Secretaría de Cultura, realiza sus funciones principales a través de los 31 Centros INAH que posee en los estados de la República Mexicana.

El INAH es responsable de alrededor de 110 mil monumentos históricos, construidos entre los siglos XVI y XIX y de alrededor de 50 mil sitios arqueológicos registrados en el territorio del país. También corresponde a esta instancia gubernamental la supervisión y operación de alrededor de 160 museos y de 192 zonas arqueológicas abiertas al público.

Asimismo el Instituto es responsable de varios centros de formación académica, entre ellos la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía "Manuel del Castillo Negrete" (ENCRyM), la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y la Escuela de Antropología e Historia en el Norte de México, que imparten las especialidades de arqueología, antropología, antropología física, etnología, lingüística, etnohistoria, historia, conservación, restauración y museografía.

En Sonora, el Centro INAH no ha sido la excepción y ha concentrado sus esfuerzos al  estudio y desarrollo de proyectos en este territorio a lo largo de más de 45 años, en los que se han desarrollado distintas líneas de investigación en antropología, arqueología, historia, lingüística, antropología física, museología, así como proyectos de conservación y difusión.

Coordinándose y colaborando con distintas políticas de gobierno, actores institucionales y sociales, fortaleciendo los valores e identidad de las comunidades para la protección y puesta en valor de los bienes culturales materiales e inmateriales, motivando a la niñez y juventud a identificarse con su propia memoria histórica y la riqueza del patrimonio cultural sonorense.

También se han desarrollado y establecido vínculos importantes, contactos, relaciones de trabajo y acciones en conjunto con diversas universidades, centros de investigación tanto del extranjero como en México, así como con el gobierno en sus distintos niveles; en una amplia gama de acciones encaminadas a promover un mejor conocimiento, protección y divulgación de nuestro patrimonio.

El trabajo en Sonora, se ha desarrollado por más de 45 años, con base el conocimiento generado por sus investigadores y las múltiples actividades educativas y de divulgación realizadas por el Instituto en el estado.

A la fecha en Sonora, se cuenta con un Catálogo Nacional de Monumentos Históricos, en el cual están inscritos más de 2000 inmuebles que se encuentran en 69 municipios del estado. Asimismo se ha hecho una gran labor de protección de los bienes arqueológicos, al registrar más de 3 mil 500 sitios.

La zona arqueológica Cerro de Trincheras alberga un Centro de Visitantes e infraestructura adecuada, donde se han llevado a cabo importantes eventos y encuentros académicos, culturales y formativos. Como muestra de ello, a finales del 2018 se presentó la exposición “Mamut. El gigante de la prehistoria”, que permitió que más de 28 mil personas disfrutaran de su patrimonio en el noroeste de México.

Asimismo el Museo Regional de Sonora por más de 30 años ha permitido el trabajo constante de divulgación y la cercanía de la comunidad en el centro de Hermosillo. En la actualidad el edificio de la Antigua Penitenciaría se encuentra en un proceso de restauración y conservación, con miras a ofrecer un mejor servicio al público y la actualización del discurso museográfico con las últimas investigaciones realizadas en la región.

Es así que el Centro INAH Sonora para este 2019, tiene programadas algunas actividades que promoverán y darán continuidad al quehacer institucional que se ha venido desempeñando desde su creación en 1973.

Durante este primer trimestre se tiene contemplada la apertura de las salas temporales del Museo Regional de Sonora, presentando la exposición fotográfica “México en el patrimonio mundial”. Asimismo se ha programado una reunión binacional sobre las Misiones de la Pimería Alta, que permitirá promover el seguimiento de su investigación y preservación, junto con especialistas de Estados Unidos.

“Nuestra sangre, nuestro color” será otra exposición a exhibirse en el segundo semestre del año en el centro de visitantes de la zona arqueológica Cerro de Trincheras, que compartirá bienes culturales de la civilización mexica y el desarrollo del cromatismo entre las poblaciones antiguas.

También se ha programado el “III Encuentro sobre gestión e interpretación del patrimonio arqueológico en el norte de México”, donde Sonora, Sinaloa, Chihuahua, las Baja Californias, Nuevo León, Durango, Coahuila y Tamaulipas intercambiarán estrategias para desarrollar mejores oportunidades sobre el manejo y gestión de los sitios arqueológicos en esta región del país.

El programa incluye otras actividades, como talleres, conferencias y presentaciones de libros, que permitirán aportar distintas valoraciones, reflexiones y propuestas de enriquecimiento de las políticas de patrimonio cultural regional y en particular del Centro INAH Sonora.


Sale a la luz Álamos, Zona de Monumentos Históricos

Calle guadalupe victoria. Foto Alejandro Navarrete*** La publicación marca el inicio de las celebraciones en Sonora por el 80 aniversario del Instituto Nacional de Antropología e Historia

*** En el marco del Festival Ortíz Tirado, el libro de la Colección Patrimonio se presentó en el Museo Costumbrista de Sonora, en el municipio de Álamos

La riqueza histórica y material acumulada entre los siglos XVIII y XIX perdura en el en el conjunto arquitectónico y urbano de la Zona de Monumentos Históricos de Álamos, Sonora, declarada como tal, el 24 de noviembre de 2000. Ahora es compartida al gran público a través de una coedición del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Sonorense de Cultura, el nuevo título de la Colección Editorial Patrimonio: Álamos, Zona de Monumentos Históricos.

La colección editada desde 2013 por el INAH, nació con la finalidad de motivar a los lectores a la valoración de las áreas del país con decreto de zonas de monumentos históricos, que a la fecha suman 59. Recién salido de imprenta, el nuevo volumen fue presentado en el Museo Costumbrista de Sonora, en el municipio de Álamos. La obra reúne una decena de textos, en su mayoría escritos por investigadores del Centro INAH Sonora, y despliega interesantes fotografías actuales e históricas.

Ubicada al sur del estado de Sonora, en el municipio del mismo nombre, Álamos es considerada una de las ciudades más importantes en el noroeste de México por su cultura, arquitectura novohispana y riqueza histórica de más de tres siglos. Se fundó a finales del siglo XVII, como consecuencia del descubrimiento y explotación de ricos yacimientos mineros contenidos en las entrañas de la Sierra de Álamos.

La Zona de Monumentos Históricos comprende un área de 0.62 kilómetros cuadrados, compuesta por 59 manzanas con 188 edificios de valor histórico. Su eje rector es la Plaza de Armas, seguida por el trazo octogonal de calles, manzanas y lotes irregulares adaptados a la topografía del terreno.

La composición urbana y arquitectónica crea una clara complicidad formal entre el espacio religioso y el habitacional de finales del siglo XVII, advierte la arquitecta Martha Martina Robles Baldenegro, autora del texto de apertura, titulado Zona de Monumentos Históricos, en el que da cuenta de la arquitectura de Álamos.

Robles Baldenegro destaca que los edificios agrupados en la Plaza de Armas, en su mayoría del siglo XVIII, están elaborados con materiales de la región: madera de amapa y sabino, vara blanca, tierra, cantera y cal, y forman parte de los sistemas estructurales y constructivos con gruesos muros de adobes de tierra, en algunos casos combinados con cantería. Al norte de dicha plaza se consolidó una expansión urbana que representa la periferia urbana del siglo XIX, y queda definida por la Plaza de la Alameda, donde se edificó el mercado municipal en 1892.

Ambas plazas, de Armas y de la Alameda, con sus edificios colindantes, son ejemplo de la interacción humana, marcada por el lenguaje arquitectónico, las técnicas constructivas y los desplazamientos urbanos de diferentes épocas, dando origen a los barrios, asentados entre calles que serpentean por la loma de Guadalupe y se topan con el arroyo Agua Escondida y el cerro El Perico.

En tanto, Elvira Rojero Díaz, especialista en ecología, de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, en su artículo Paisaje cultural y patrimonio natural destaca el grupo de sierras y montes que circundan Álamos como elemento clave para el desarrollo del asentamiento, pues lo proveyeron de agua para el consumo humano y de la producción minera en su apogeo. Cabe recordar que la minería fue uno de los principales motores para el poblamiento y desarrollo del noroeste.

Álamos fue un asentamiento populoso y de primer orden, lugar de asiento de mineros, comerciantes, autoridades y religiosos seculares, pobladores dedicados a actividades agropecuarias que, gracias al señorío de sus construcciones, fueron modelando un centro poblacional de belleza excepcional, escribe el historiador Gilberto López Castillo en su artículo El poblamiento hispano de la región, en el que toca aspectos del devenir novohispano.

La presencia de un camino, de Esperanza Donjuán Espinoza, aborda el camino de Álamos a El Fuerte dentro del Camino Real. La cartografía de la época, en parte elaborada por jesuitas y franciscanos, revela la persistencia de esta ruta que seguía el curso del arroyo Cuchujaqui, dando como puntos clave, las poblaciones de Los Tanques, Gerocoa y Tapizuelas, que aún existen. En estos lugares hay rutas de terracería que persisten porque las personas los mantienen vivos con su andar, y en ocasiones suelen ser llamados aún con el nombre de caminos reales, explica la investigadora.

De la época prehispánica en la región da cuenta el artículo de la arqueóloga Cristina García-Moreno. En Huellas del pasado prehispánico en la región anota que en terrazas aluviales y afluentes de los ríos Mayo y Álamos se han encontrado vestigios de sitios arqueológicos, posiblemente aldeas y rancherías. En la mayoría no se han hallado rastros de arquitectura, pero sí diversas herramientas de molienda que sugieren que sus casas debieron estar cerca.

Algunos investigadores mencionan que la región de Álamos pudo haber sido habitada intermitentemente por grupos semisedentarios desde el periodo Arcaico (9000 a.C.) hasta los primeros años de nuestra era, es información aún por ampliar. Las aldeas incipientes comenzaron a formarse alrededor de 650 d.C., y para 900 d.C. estaban fortalecidas y se habían multiplicado, ocupando varios valles. Hasta antes de la llegada de europeos, la región mantuvo grupos de agricultores.

La historiadora Raquel Padilla Ramos aborda la relevancia de los bienes muebles religiosos, de los que poco se ha hablado. Artefactos litúrgicos, mobiliario, vestimentas, esculturas e imágenes de pincel, varios del siglo XVII, están diseminados en templos y casas particulares. La autora ofrece un acercamiento al arte religioso de Álamos desde su contexto histórico y lo coloca en el lugar que hoy ocupa en la religiosidad de los lugareños.

Con base en fuentes históricas y relatos de la memoria social, Padilla Ramos esboza una ruta de devociones marianas en la zona minera de Álamos, expresada en sus fiestas patronales. A su vez, el arquitecto Pável Tiburcio Verdugo aborda la historia y características de la Misión de Macoyahui, establecida en el avance de los misioneros desde el delta del río Mayo hacia el noreste. Como asentamiento humano Macoyahui, hace referencia a un pueblo cuya población histórica ha estado integrada por miembros de las etnias mayo y guarijío.

Siguiendo la ruta de la etnografía, la obra editorial continúa con los artículos de los antropólogos Alejandro Aguilar Zeleny y José Luis Moctezuma Zamarrón, quienes, respectivamente, abordan a los macurawe (guarijíos) y los mayos.

Hoy día los macurawe cruzan las calles empedradas, andan por las altas banquetas, atraviesan grandes y antiguos portales y acuden al Palacio Municipal de Álamos para gestionar proyectos comunitarios, arreglar papeles, títulos oficiales y defender su existencia y su cultura, escribe Aguilar Zeleny. En tanto Moctezuma Zamarrón aborda los préstamos de la lengua mayo al español en uno de los municipios sonorenses donde se mantiene viva esta lengua.

El recorrido por Álamos termina con un texto sobre los escritos que dejaron diversos viajeros de los siglos XVII al XX, acerca de la apariencia de esta ciudad que ha logrado sobrevivir a través de las centurias, no solamente como un conjunto de habitantes enclavado en la Sierra Madre, sino como un lugar que ha sabido conservar su herencia arquitectónica.

El INAH investiga y protege el patrimonio cultural de Álamos desde 1986, cuando inició la catalogación de sus monumentos históricos. Posteriormente, realizó los estudios de gabinete y campo para el proyecto de declaratoria como Zona de Monumentos Históricos.

Actualmente, finaliza el antropólogo José Luis Perea González, director del Centro INAH Sonora, que el instituto dirige sus esfuerzos hacia el desarrollo de proyectos y programas de conservación, restauración, recuperación y difusión del patrimonio arqueológico e histórico de la región. Asimismo, impulsa acciones conjuntas con el gobierno municipal y organismos de la sociedad civil para el conocimiento y disfrute de dicha riqueza.

Se consolida FAOT como principal foro operístico del noroeste de México

operaEsta noche fue la clausura de la 35 edición

Álamos, Sonora, enero 26 de 2019.- En su trigésima quinta edición, el Festival Alfonso Ortiz Tirado (FAOT) 2019, se consolidó como el principal foro operístico del noroeste de México, captando alrededor de 140 mil asistentes que disfrutaron 150 eventos artísticos y culturales, más de la mitad enfocados en su vocación operística, esfuerzo logrado gracias a las acciones encabezadas por la gobernadora Claudia Pavlovich a favor de la cultura y el arte.

En el último día de actividades del FAOT 2019, la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano corroboró que este Festival Internacional se ha afianzado como una iniciativa cultural de trascendencia en el país y, acompañada de su familia recorrió las calles del Pueblo Mágico, donde saludó y escuchó a los asistentes, quienes disfrutaron la cultura y el arte en sus diferentes manifestaciones.

Al clausurar el Festival, acompañado de Víctor Manuel Balderrama, presidente municipal de Álamos, el secretario de Educación y Cultura, José Víctor Guerrero González destacó que durante estos nueve días, el público tuvo la valiosa oportunidad de acercarse a un rico programa de actividades artísticas y culturales.

"Hoy culmina una semana intensa en la que todos hemos sido testigos de una gran cantidad de actividades culturales que representan, sin duda, una gran oportunidad de acercarnos al arte y la cultura", manifestó en el Palacio Municipal de Álamos, escenario de la última noche de gala, y previo a la presentación de la mezzosoprano Eva María Santana y el pianista Armando Merino.

Por su parte, el director general del Instituto Sonorense de Cultura (ISC), Mario Welfo Álvarez Beltrán, hizo un llamado a la comunidad para unirse en torno a la cultura y las artes al destacar la experiencia del FAOT 2019.

“Nada se compara, ni se comparará con aquello que no se puede medir: el bienestar generado, el ambiente familiar, las inquietudes sembradas y la participación de cada uno de los que aquí se han dado cita. No hay manera de medir aquello que enriquece el alma. Y hoy, como seres humanos, estoy seguro, somos más conscientes y sensibles al arte después de esta experiencia llamada FAOT”, expresó.

En esta edición el FAOT se consolidó como el espacio de programación y formación operística más importante del noroeste de México al dedicar el 45 por ciento de su programa sólo al género operístico, y por primera vez se contó con el Taller de Ópera Alfonso Ortiz Tirado, en el que 15 jóvenes de diversos estados del país como Aguascalientes, Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León y Sonora, exponentes y representantes de la ópera, fueron becados para continuar con el impulso del arte y competir con los mejores cantantes del mundo.

Durante el FAOT 2019 se ofertaron actividades culturales de diversas disciplinas artísticas como literatura, cine, teatro, danza, culturas populares y étnicas, así como una programación de amplia diversidad musical; se incrementó un 13.3 por ciento la derrama económica en comparación al 2018, con 218 millones de pesos; y se registraron visitantes de por lo menos 17 estados de la República y 26 municipios del estado.

También se duplicaron las galas operísticas, al contar diariamente con dos presentaciones en Palacio Municipal, durante los nueve días; se realizaron conciertos, talleres y exposiciones en las subsedes de Cajeme, Guaymas, Hermosillo, Nacozari de García, Navojoa y Puerto Peñasco, en Sonora; además de Todos Santos, Baja California Sur; Ciudad de México y Tucson, Arizona.

Por décadas el Festival ha adquirido reconocimiento y distinción a nivel nacional e internacional, fortaleciéndose en los últimos años gracias a la diversidad de oferta musical y, sobre todo, al priorizar el bel canto, término musical italiano que hace referencia al arte y la ciencia de la técnica vocal, originado a finales del siglo XVI.

Cabe recordar que, en esta edición, el talento y trayectoria de la soprano María Katzarava fueron reconocidos por la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, quien le entregó la medalla Alfonso Ortiz Tirado 2019; la mandataria estatal también entregó el reconocimiento al Mérito Artístico y Académico 2019 a Teresa “Beba” Rodríguez García; y el galardón al Talento Joven en Canto Operístico 2019 para la mezzosoprano hermosillense, Paola Gutiérrez Candia.

Las Noches de Gala de Palacio Municipal tuvieron la presencia de tres barítonos mexicanos: Amed Liévanos, Alejandro Solano y Mariano Fernández; ópera La Médium de Gian Carlo Menotti, bajo la dirección de Jorge Vargas; Noche del Instituto Nacional de Bellas Artes y su Estudio de ópera (EOBA), Noche de la Universidad de Sonora; Misa a Buenos Aires, Misa tango de Martin Palmeri con el Coro de Cámara de la Licenciatura en Música de la Unison; Noche Gospel con Alexis Davis, mezzosoprano y Earl Hazell, bajo; Coro Música Antiqua, Gala del Taller de Ópera Alfonso Ortiz Tirado 2019 con la Orquesta Filarmónica de Sonora bajo la dirección de la maestra Teresa Rodríguez y para el cierre, Eva María Santana, mezzosoprano, con Armando Merino al piano.

En Palacio Municipal hubo una nueva barra de grandes voces y músicos; D’Accord Ensamble, tenor Ignacio Búrquez, con la pianista Ilución Hernández; la mezzosoprano Paola Gutiérrez, con Antiqva Metropoli y el programa Retablos sonoros del barroco; el tenor Carlos Yépiz Sánchez y el pianista Héctor Acosta; Recital de piano con la Universidad de Sonora; soprano Vianney Lagarda, con Alejandro Sánchez Miyaki al piano; Clavel del Aire y la celebración de su 30 Aniversario, así como el espectáculo operístico sinaloense “Ópera sin glamour” y Glenda Landavazo, soprano; con Alejandro Corona, al piano.

En cuanto a los foros alternos, en Plaza de Armas los miles de presentes se deleitaron con artistas como Paco de María, Daniel Boaventura, El Gran Silencio, Gran Sur, Fernando Delgadillo, Eva María Santana y Los Macorinos, Moderatto, Shaila Dúrcal y Ricardo Montaner, cuyo concierto sinfónico contó con la participación especial de la Orquesta Filarmónica de Sonora (OFS), cerrando con broche de oro el Festival.

Al término de la Noche de Gala en Palacio Municipal, Ricardo Montaner apareció en el escenario de la Plaza de Armas para cantar sus éxitos a poco más de 40 mil personas, quienes corearon cada una de sus canciones en un ambiente de sana convivencia. Y así se cumplió la consigna de cada año: “La música nos une”.

EN DATOS

Festival Alfonso Ortiz Tirado

ASISTENCIA

• 140 mil personas en Álamos y las 8 subsedes (14 por ciento más que en 2018).

• Para sábado 26 de enero asistieron 40 mil personas en Álamos entre las 8:00 y las 23:00 horas.

* 25 por ciento de los asistentes (1 de cada 4) provienen de otros estados distintos a Sonora.

* Visitantes de por lo menos 17 estados de la República y 26 municipios del estado.

DERRAMA ECONÓMICA

• 218 millones (13.3% más que en 2018)

ACTIVIDADES DEL FESTIVAL

• 150 actividades culturales y artísticas en Álamos y 8 subsedes.

• Casi 400 horas de actividad cultural equivalentes a 17 días de actividad continua 24/7.

• En total se presentaron más de 1,250 artistas.

 

Presentarán publicación sobre Alamos, zona de monumentos históricos

PORTADA ALAMOS 10 JULIO 2018

Sábado 26 de enero de 2019 / 12:00 horas

Lugar: Auditorio del Museo Costumbrista de Sonora (Álamos)

Sinopsis:

La riqueza histórica y material acumulada entre los siglos XVIII y XIX perdura en el en el conjunto arquitectónico y urbano de la Zona de Monumentos Históricos de Álamos, Sonora, declarada como tal, el 24 de noviembre de 2000. Ahora es compartida al gran público por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el nuevo título de la Colección editorial Patrimonio: Álamos Zona de Monumentos Históricos (2018).

La colección editada desde 2013 por el INAH, nació con la finalidad de motivar a los lectores a la valoración de las áreas del país con decreto de zonas de monumentos históricos, que a la fecha suman 59. El presente volumen reúne una decena de textos, en su mayoría escritos por investigadores del Centro INAH Sonora, y despliega interesantes fotografías actuales e históricas.

En él, se destaca la Zona de Monumentos Históricos de la Ciudad de Álamos, única en el estado de Sonora que cuenta con declaratoria presidencial desde el año 2000, por lo que dado su relevancia, se destacan los valores de su patrimonio cultural, material e inmaterial, como una emblemática riqueza con la que contamos en el norte del país.

La publicación es impulsada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, a través de la Coordinación Nacional de Difusión, de Monumentos Históricos, el Centro INAH Sonora y el Instituto Sonorense de Cultura.

Contenido y autores:

Zona de Monumentos Históricos de Álamos/ Mtra. Martha Martina Robles Baldenegro

Paisaje cultural y patrimonio natural/ Ecol. Elvira Rojero Díaz

El poblamiento hispano de la región/Dr. Gilberto López Castillo

La persistencia de un camino/Mtra. Esperanza Donjuan Espinoza

Huellas del pasado prehispánico en la región/Mtra. Cristina García Moreno

Arte religioso, memoria social de los alamenses/Dra. Raquel Padilla Ramos

Macoyahui y su templo de misión/Mtro. Pavel Tiburcio Verdugo

Los macurawe/Mtro. Alejandro Aguilar Zeleny

Los mayos y su lengua/Dr. José Luis Moctezuma Zamarrón

La ciudad de los portales a través de los viajeros. Siglos XVII al XX/ Mtro. Juan Carlos Holguín

INAH entrega el Catálogo de Monumentos Históricos de Ures, Sonora

Ures edificiosHistóricos INAHUres, Sonora a 22 de enero de 2019.- El Instituto Nacional de Antropología e Historia en Sonora, entregó el catálogo de monumentos históricos del municipio de Ures, Sonora, con el objetivo de conjuntar esfuerzos con el Ayuntamiento para la protección, conservación y difusión de las construcciones históricas que representan un patrimonio de la nación de entre el siglo XVII y XIX.

El antropólogo José Luis Perea González, director del Centro INAH Sonora entregó en manos de Héctor Rodríguez Galindo, Presidente Municipal de Ures, el catálogo que contiene la actualización de más de 229 monumentos históricos.

La catalogación del patrimonio edificado es en síntesis, la elaboración de fichas con información recuperada durante extensas investigaciones sobre cada inmueble con valor histórico y cultural, que ayudarán a prever y proyectar de mejor manera los planes y los proyectos para la conservación de ese patrimonio.

“El inventario contiene 229 fichas, una por cada inmueble, con una breve descripción, sus antecedentes históricos, información arquitectónica, planos, fotografías y el estado de conservación en el que se encuentra al momento del registro. Asimismo integra un levantamiento arquitectónico, ubicación geográfica con base en los datos del INEGI y ubicación en el tiempo” destacó el Antrop. José Luis Perea.

Agregó que “el INAH se ha dedicado a proteger el patrimonio edificado y su catalogación, teniendo como resultado más de 117 mil fichas de monumentos históricos en todo el país. En el caso de Sonora, se realizó una primera catalogación en 1986, que arrojó datos usados principalmente con fines académicos, por lo que no se obtuvo una información integral en los registros, pero que hoy se encuentra actualizada”.

De manera general, en Sonora se tienen registrados alrededor de 2 mil inmuebles que se encuentran dentro del Catálogo Nacional de Monumentos Históricos del INAH, con sus variantes de casas antiguas, misiones, edificios y espacios públicos, de ornato, entre otros, testigos valiosos en el acontecer social e histórico de los sonorenses.

La entrega se realizó a través de una reunión de trabajo en las que asistieron, el Secretario del Ayuntamiento, Jesús Eduardo Ibarra Navarro, la Profa. Micaela García Leyva, Coordinadora de Educación y Cultura, Rogelio Villaescusa Navarro, Encargado de Turismo y los arquitectos de la Sección de Monumentos Históricos del INAH Sonora, Omar Jara Domínguez y Verónica Gutiérrez.

La reunión además, sirvió de marco para que el INAH Sonora presentara un proyecto de conservación y restauración del conjunto harinero “Molino El Urense”, como un ejemplo de las oportunidades de hacer proyectos, culturales de restauración que pueden incidir directamente en la preservación de lo histórico, en los servicios culturales y en el desarrollo de una economía creativa con la participación de la población.

Entrega gobernadora Pavlovich medalla Alfonso Ortiz Tirado 2019 a la soprano María Katzarava

premiosopranoÁlamos, Sonora, enero 19 de 2019.- El talento y trayectoria de la soprano María Katzarava fueron reconocidos por la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, quien le entregó la medalla Alfonso Ortiz Tirado 2019 en el escenario de gala en Palacio Municipal, como parte de las actividades de la 35 edición del FAOT.

“Su ya impresionante trayectoria continúa en ascenso, con una agenda de compromisos muy nutrida que la llevará a recorrer el mundo entero; estamos muy honrados con su presencia esta noche y aún más contentos de poder presentarle el mayor reconocimiento del FAOT, la Medalla Alfonso Ortiz Tirado”, indicó la mandataria sonorense.

En el segundo día de actividades del FAOT 2019 la soprano galardonada ofreció su recital operístico acompañada por la Orquesta Filarmónica de Sonora, dirigida por el maestro Felix Krieger; Daniel Boaventura puso el ambiente en la Plaza de Armas con el espectáculo En Vivo en México Tour 2019; y en La Alameda los asistentes bailaron con el repertorio “Siente a Sonora a ritmo de salsa”, de El Cártel de la Salsa.”.

La gobernadora Pavlovich otorgó el reconocimiento al Mérito Artístico y Académico 2019 a Teresa Rodríguez García; y el galardón al Talento Joven en Canto Operístico 2019 fue para la mezzosoprano hermosillense Paola Gutiérrez.

La mandataria sonorense hizo el reconocimiento póstumo Ruta del Arte FAOT 2019 al nogalense Alberto Morackis a 10 años de su muerte, por su trayectoria y obra como uno de los muralistas más destacados de Sonora y del norte de México.

“Su obra está presente en todo México y en Estados Unidos, su compromiso con la frontera es indiscutible y permea en su obra; un gran artista, un nogalense distinguido y un sonorense que nos enorgullece”, expresó.

La Gobernadora Pavlovich, quien asistió a la ceremonia de entrega de la medalla Alfonso Ortiz Tirado 2019 acompañada de su esposo Sergio Torres, llamó a los visitantes a seguir disfrutando de las jornadas artísticas que se pueden apreciar en Álamos y en cada una de las 10 subsedes de Sonora, México y Estados Unidos, en un ambiente familiar y de cultura.

“Disfrutemos el FAOT, disfrutemos Álamos, permitamos que la música nos una y nos convierta en mejores seres humanos, muchas gracias a las galardonadas de esta noche, confiamos en que estos reconocimientos abonen a su esfuerzo y compromiso con la cultura y el arte”, señaló.

Del 18 al 26 de enero   se desarrollarán 150 actividades con la participación de más de mil 100 artistas en escena en Álamos, y en las 10 subsedes en Cajeme, Guaymas, Hermosillo, Nacozari de García, Navojoa, Puerto Peñasco, Todos Santos en Baja California Sur, Ciudad de México, y Tucson en Arizona, con eventos de canto operístico, salsa, rock y muestras de artesanías.

Presentes: José Víctor Guerrero González, encargado de despacho de la Secretaría de Educación y Cultura; Mario Welfo Álvarez Beltrán, director del Instituto Sonorense de Cultura; y Víctor Manuel Balderrama Cárdenas, presidente municipal de Álamos.

https://wetransfer.com/downloads/b366533e948f7865076b4b199bcec58020190120043127/eb3b4a00c6375d67e5dd826152288c0420190120043127/bed5f2


Spanish French German Portuguese Russian

Patrocinadores

Patrocinadores

Columnas...

Momentos politicos1   Zona Libre1 

David Figueroa1   Con la lumbre en los aparejos

 

    

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses